Primera Alianza

logo-comillas

Banda Sonora de la Relación

 

Las expectativas que el cuidador tiene sobre su hijo, o sobre su relación con él, influyen en su forma de interactuar. Las conductas del niño tienden a interpretarse en función de tales expectativas e incluso se predice lo que va a ocurrir más adelante.

Cuando toca enfrentarse a una situación difícil las señales afectivas y la conducta del niño pueden en ocasiones ser leídas por el cuidador de forma distorsionada. Especialmente cuando la conducta del niño activa miedos específicos del cuidador o funciona como recordatorio postraumático. Así, las rabietas del niño pueden ser interpretadas como un ataque o un desafío; la necesidad de confort puede ser interpretada como un intento del niño de invadir o retener a la madre; la necesidad de exploración puede ser leída como un gesto de indiferencia hacia el cuidador; etc. Los diferentes estilos relacionales tenderán a sesgar de forma distinta la misma conducta. Por ejemplo, los cuidadores con un estilo evitador de relación esperan que en los momentos en los que el niño se acerca en busca de confort, se experimentarán sentimientos de malestar, incomodidad, etc. Los padres preocupadizos esperan, por su parte, que las diversas formas de exploración traigan consigo un abandono real o sentido.

Estos procesos internos pueden entenderse como una banda sonora interna que tiñe de una emoción positiva o negativa lo que hace el niño a ojos del cuidador, y que esto va a condicionar fuertemente las capacidades del cuidador de detectar la necesidad real del niño y de responder adecuadamente.

A continuación os dejamos un enlace del programa Circle of Security que explica cómo funciona esta banda sonora:

https://vimeo.com/145329119

 

 

 
 
Está aquí: Home Banda Sonora de la Relación